Finalmente

Mi cerebro es bastardo, low class, sofisticado a tropezones como el de cualquier aspirante a tipo culto de clase baja; lleno de agujeros semánticos, de vacíos académicos, sin guía, heterogéneo hasta la promiscuidad. No sirve realmente para algo, es una estructura amarrada con alambres y clavos chuecos, buscando la altura, equilibrándose en su precariedad mal construida donde me subo con un rifle; un producto aberrante, sin utilidad práctica, un golem armado con malos materiales y alguien manejándolo desde adentro con mucha dificultad. Porque debajo de todas las capas hay un trabajador analfabeto trozando madera a hachazos, todavía. Puros parches, puros alambritos, barnices escondiendo la madera picada y de mala calidad. Una farsa. La deformidad sorprendente del niño mal alimentado como producto final. Me voy a comer un completo, mejor.

imagen: Paulo Andreas Lorca

This is the End


Los chicos de FAYERWAYER me invitaron a escribir un artículo acerca del “fin del mundo” anunciado para este 21 de diciembre. Algo salió, algo se dijo, algo se publicó. Acá está, espero les guste. Está un poco editado con respecto al original porque bueh, uno nunca deja de editar sus cosas.

En nuestro Universo hay cosas que se pueden hacer y otras que no: el agua no seca, las estrellas no cantan, la muerte no regresa. Sin embargo la poesía está llena de recuerdos que no ocurrieron, melancolía por cosas que jamás pasaron y visiones de paisajes que nunca han tenido lugar. Por otra parte se dice que cada cosa que no es posible en este Universo es real en otro, y que la suma de todas esas posibilidades prefigura el recuerdo nebuloso de una edad de oro donde todo era posible. Donde todos los Universos estaban juntos. Porque habitamos un fragmento limitado, una esquirla que vuela a través de la confusión silenciosa de una explosión que ya no recordamos. El fin del mundo ya ocurrió al inicio. Somos el pedazo de información incompleta de una novela estallada en medio del huracán estelar, aferrados a la tipografía del pedazo de página que nos tocó, capeando el vacío en un relato inconcluso de posibilidades limitadas. Vivimos en lo que dura una explosión de magnitud desaforada, sosteniendo el poco calor que queda porque todo empuja al vacío, a la oscuridad y el frío. Somos destellos en medio de un mar del tamaño del Cosmos, pataleando desesperados para mantenernos a flote aunque sea por un ratito más por favor, salimos a mirar las estrellas asombrados antes de hundirnos para siempre otra vez, consumiendo la poca energía disponible para engendrar a otros para que vengan y se emborrachen y compartan un poco contigo el momento mínimo antes de que les toque el turno y se apaguen también. Sumatoria de luces que se encienden y apagan sosteniendo un tenue fulgor en el fondo de un océano muerto, porque somos bacterias en el intestino de un cadáver, bacterias que no saben que el organismo se pudre. El Universo como el cadáver estallado flotando en la nada, un ahogado deshaciéndose en cámara lenta, galaxias estallando como cerezas podridas, dispersándose como un terrón de azúcar en el agua, con pequeñas fogatas aquí y allá donde se acumulan sobrevivientes ateridos, levantando con esfuerzo civilizaciones que se derrumban cada vez, tratando de no olvidar mientras ven su memoria escurriéndose entre los dedos porque todo tiende al olvido y el espejismo se sostiene con cuatro o cinco historias que hacemos girar en el aire una y otra vez para que no nos gane la oscuridad, la quietud, el derrumbe y el silencio que tarde o temprano.

Lo que es yo, no pienso venderme barato. Cuando se abran los cielos y bajen los ejércitos del Señor con sus lightsabers de fuego, montados en sus caballos atroces, no cantaré ninguna alabanza mientras me decapitan. Organizaré la vía armada contra el apocalipsis, la resistencia humana contra los ángeles de la muerte desde la montaña, en Neltume, desde Alto Malloco, Frente Patriótico Mahfud Massis porque el pueblo unido jamás será vencido, pelearemos contra la entropía.

Antes, me gustaría preguntarle a Él qué ha ocurrido con las almas que esperaban las trompetas del juicio. ¿Estuvieron siempre bajo tierra ancladas a sus podredumbres? ¿Era mentira que cuando nos enterraban subíamos a la presencia del Padre, como nos decía el cura? ¿Un normando lleva dos mil años volviéndose loco allá abajo inmóvil entre los sedimentos esperando las famosas trompetas? tratando de recordar algo, intentando retener nombres, toponimia, habilidades, colores, rostros que se disolvían en el mar de recuerdos como sal entre sus costillas ¿Qué hacemos con eso? Con la costra de cadáveres sobre la que levantamos las casas, los automóviles, el cemento. Nuestra carretera norte-sur donde mueren aplastados cada mes cientos de perros y gatos, miles al año, aplastados, repasados, secados por el Sol y comprimidos contra el asfalto, uno encima del otro. La costra de animales sobre la que transportamos nuestros camiones y la comida, nuestras máquinas, que funcionan con otros animales licuados hace miles de años entre las grietas del pérmico.

Movemos nuestros engendros mecánicos con animales antiguos licuados, eso es magia negra. Estamos condenados y nos borrarán por eso. Todos en la ciudad respiramos humo de esos constructos del demonio, respiramos dinosaurios que se nos pegan en los alveólos y nos carbonizan por dentro, tragamos otras cosas para olvidarnos de todo y seguir la fiesta en la discotheque que rueda hacia el acantilado, pero lo estamos pasando la raja con las luces y la electricidad que nos ilumina en estrobos para perder la cordura y que rico que es un buen toque de electricidad con batería de autos para rebootear y perder la cordura un rato. Porque ustedes saben que en México andan tipos con una batería de auto colgando del cuello, ofreciendo “toques” a dos pesos a quienes llegan al norte a desenterrar una novia de las que siembra Malverde, el santo de los narcosatánicos, para cosechar ángeles, cierto? La electricidad es un demonio que circula por dentro del sistema nervioso de nuestras máquinas y anima nuestra tecnología, le estamos poco a poco construyendo un cuerpo y neuronas para que ese demonio reencarne en nuestra realidad, estamos a punto de fabricarle un cerebro del tamaño del mundo, que alguien venga a detenernos! Es magia negra. Todo es cierto, la confusión reina en este rito de magia negra para darle cuerpo a un demonio, la fiesta de la confusión, la cultura de la confusión donde todo es cierto, la rave del apocalipsis de nuestra cordura. La pastilla con la forma de una bala en la boca y los 140 beats por minuto de la rave del apocalipsis.

Lo que es yo, estoy saliendo calladito de la fiesta y el ruido para irme al cerro San Cristóbal. El próximo viernes me voy a sentar a los pies de la virgen a mirar el espectáculo con un paquete de pop corn. Espero que al menos valga la pena tanta alharaca.

—fin

Ah!, si quieren ver los weird comments pueden entrar al sitio original por acá.

PISTA CIUDADANA

A raíz de la participación que tendré como invitado en la Concomic de Valpo este año, me hicieron esta entrevista en Pistaciudadana.com, abordamos tópicos usuales y algunos relacionados con narrativa gráfica.

Jorge Baradit, ganador de los más importantes premios de ciencia ficción en habla hispana, es un ícono de la literatura contracultural. De eso dan cuenta libros como Ygdrasil, Synco – que relata un país cibernético, donde Pinochet frena el golpe y nuestro país se convierte en una superpotencia socialista- y Kalfukura. A eso se suma la novela corta llamada Trinidad, con la que ganó el prestigioso premio UPC, el más celebrado entre los seguidores de la ciencia ficción en español. Además, junto a otros exponentes, es el impulsor de la propuesta literaria llamada Ucronía Chile, dedicada a reinventar nuestra historia. A través del podcast “Desde el fin del mundo” o DEFDM, que rescata los mitos, leyendas y fantasías de nuestro territorio, tiene cientos de seguidores

-En tu obra se observa la imagen por sobre el texto. ¿Por qué?

“La palabra dibujando una imagen ha sido presencia permanente desde mis primeros textos. Pero si te fijas hay un abanico amplio, desde la descripción cinematográfica de acciones cuando es requerido, hasta la construcción literaria abstracta, prosa poética o línea sugerente intencionalmente elusiva. Mi educación académica nace en las artes visuales, he sido más tiempo comunicador visual que escritor, me resulta imprescindible construir en la mente del lector un espacio muy definido de modo que las acciones resulten a la vez claras cuando así lo necesito. Hay una voluntad de storyboard, de planta de movimientos, de viñeta de cómic en muchas escenas, texto pensado como cine, dibujado como cómic y escrito con recursos literarios amplios.

-¿Por qué la ciencia ficción?

No elegí la ciencia ficción. Es fascinación antigua. Además, vivimos en un momento histórico donde la tecnología es protagonista, curiosamente pudorosa, invisible. Una técnica que es casi puro resultado sin aspavientos, los gadgets se esconden en los bolsillos, en las paredes, bajo los muebles, casi no se ven. La ciencia ficción es otra herramienta más, como el terror, la paranormalidad y la alucinación, para describir de mejor manera una realidad que es mucho más compleja que lo que la literatura llamada “realista” puede asir. La sci-fi se me hace una necesidad, no un género.

Acá la entrevista completa.

LLUSCUMA, season finale

Hoy desperté con la muy extraña sensación de no tener que enviar el capítulo correspondiente a esta semana. A un escritor la obra lo posee o no es obra, y ese espíritu se niega a abandonarme del todo, no quiere irse y me cuesta desalojarlo, hay algo de cirugía dolorosa en ello. Las entregas de LLUSCUMA terminaron. Tiendo a quemar todas mis naves en cada proyecto, quedo drenado y humeando en un páramo sin entender nada. Hay algo suicida en ello, pero divertido, como irte de aventuras al Amazonas o andar en moto, en ambos casos te puedes matar. Me encanta tirarme por el acantilado e ir armando el paracaídas a medida que caigo. No me interesa defender ninguna imagen de escritor digno y si fracaso que sea en público, con cuática. No estoy preocupado de hacerme una carrera funcionaria ni construyendo un currículum coherente y respetable, así que puedo pasarla bien sin problemas.

Al venir de las artes visuales veo cada obra como parte de un proceso, pasos en sí irrelevantes que me conducen un poco más cerca de eso mayor, que se ve lejano. La obra no tiene por qué ser perfecta, la línea no tiene por qué ser recta, la obra tiene que ser un paso en falso hacia adelante cuando adelante es territorio desconocido, un fracaso asegurado, ojalá sea un fracaso muy nutritivo; un territorio nuevo, lluvioso, lleno de animales extraños y accidentes que te dejan heridas…pero NUEVO. Si ya lo hiciste, ya no vale; si funciona está obsoleto. Importa avanzar sin transar, dejar un asentamiento pero seguir hacia el sur, en vez de quedarse puliendo las tablas de la casita, lijando mil veces el palito de nuestro sedentarismo creativo para que quede perfecto-perfecto como le gusta al resto.

Quiero agradecerles por una de las experiencias más gratificantes que he tenido como escritor. La aventura suicida de exponerme semana a semana, como un profesional, en un ejercicio del desgarro en tiempo real y “en vitrina” para todo Chile fue alucinante. El escrituraje es una cuestión tan solitaria y privada que este giro a la exposición es sin duda un hito de la profesión y mío en particular. Conseguimos abrir un espacio para la literatura en un diario de circulación nacional y recuperar el ejercicio de comprar en un kiosco el capítulo de una novela. Además, como inesperado bonus track, el placer de trabajar nuevamente con el artista Martín Cáceres y sus maravillosos dibujos, que me interpretan como si alguna conexión telépatica hubiera entre ambos.

Les dejo el clip promocional de LLUSCUMA, con música original de LLUVIA ÁCIDA, para irse con música de fondo.

Gracias!!!

About LLUSCUMA

Muchas cosas interesantes han ocurrido con LLUSCUMA desde su lanzamiento. Ya van 8 capítulos y ha llamado la atención de muchos, no sólo la trama sino el formato mismo.

Una novela escrita semana a semana, incluyendo temas de la contingencia inmediata, permeable al feedback de lectores, incluyendo personajes sugeridos y boceteada en tiempo real, sería noticia en cualquier lugar del mundo. Pero como nuestros diarios piensan que la cultura son sólo los libros, no saben reaccionar frente a nuevos medios y formatos y siguen haciendo notas de la última película y el último libro, como si la cultura asociada a innovación no existiera.

Filo, no es un reclamo, es una queja del tipo :-/ Que lata.

De momento el campanazo vino del sitio DOSDOCE, prestigioso sitio español orientado a la innovación y nuevas tecnologías en la cultura, que publicó una entrada en su blog llamando la atención sobre LLUSCUMA y el experimento que se estaba llevando a cabo en el fin del mundo. Lo puedes leer AQUÍ.

Si quieres más info de primera mano sobre LLUSCUMA, puedes escuchar la entrevista que me hizo la Isidora Urzúa en la ROCK&POP el miércoles 11 de Julio.

Pero lo mejor ha venido del feedback en el sitio de Facebook, donde cientos de lectores pueden encontrar adelantos, comentarios y comunicación directa con el autor ACÁ.

El trailer de LLUSCUMA está hecho con footage solicitado a Cuarto Milenio, España. Sobre la recreación que hicieron del evento Lluscuma para el programa de la Cadena Ser.

Si aún no te has unido a la patrulla LLUSCUMA, puedes encontrar los capítulos anteriores en el sitio que LA SEGUNDA destinó para ellos AQUÍ.

También una opinión del escritor José Luis Flores sobre el proceso creativo en LLUSCUMA en un muy lúcido artículo publicado por EL POST en este apartado.

Han ocurrido cosas terribles en el mundo de Fernando Camargo, pero podríamos decir que se viene lo peor, lo más alucinante, lo más descabellado. LLUSCUMA es una serie en capítulos que te deja en cliffhanger cada sábado, esperando el siguiente capítulo con ansias. No te la pierdas. Es el desmembramiento, el fin del mundo transmitido en tiempo real cada semana desde Chile. Un país que muere, se desmembra y su cadáver se despega del continente para alejarse flotando por el océano Pacífico con destino desconocido. Quizá hacia el Sur, a unirse en su destino con la Antártica en una boda mágica que detonará … espera a leerlo en LLUSCUMA este sábado, por LA SEGUNDA.

Únete a la Patrulla!!!

Como regalo extra les dejo el tema central original, llamado precisamente LLUSCUMA, del dúo electrónico Lluvia Ácida.

LLUSCUMA by jorgebaradit

Para mantenerte informado de los avances de LLUSCUMA

inscríbete en el sitio Facebook AQUÍ!

.

← Previous PageNext Page →