BARADIT_files

Estamos organizando la info disponible en youtube en un nuevo canal de comunicaciones, del que saldrán sorpresitas y también info archivada para el que necesite o le encuentre alguna utilidad.

la dirección es:

http://www.youtube.com/user/BARADITfiles

Y será el lugar desde donde se transmitirán las señales muertas, las clarividencias y ruidos blancos directamente desde la cabeza de antena carnívora hub-molotov de quien habla o cree hablar.

Un abrazo a todos y saludos desde este más allá!!

KALFUKURA en el corazón!

Este SABADO 29, a las 17:00 hr, lanzamos KALFUKURA en la Feria juvenil del libro del Parque Bustamante. Nos acompañarán José Luis Flores (Alicia,la niña vampiro) y Francisca Solar (La Séptima M).

Contaremos un par de sorpresas con respecto al futuro de KALFUKURA y además tendremos firma de libros y para los verdaderos fans del viaje iniciático de Leonardo Caspana hay una sorpresa:

LLEVA UN KALFUKURA ANTIGUO O RECIÉN COMPRADO, JUNTO CON LA INVITACIÓN IMPRESA QUE HAY MÁS ABAJO Y TE REGALO UNA POLERA OFICIAL DE KALFUKURA!!

INSCRÍBETE AQUI.

Hay 15 poleras que se regalarán a las primeras 15 personas que se inscriban en el muro del sitio Facebook de KALFUKURA con NOMBRE Y APELLIDO. El sábado, durante la firma de libros hacemos la transa ticket en mano. Deal?

LOS ESPERO!!

Niño asustado

Rodrigo Salgado Boza publicó en su blog AGRADECIDO, un texto notable, donde me llama petulante e histérico, entre otras cosas XD XD… En serio, el texto no tiene consideraciones y levanta, tira al suelo, patea y mete goles con la maestría de Alexis Sánchez. Me parece que es de lo que más lúcido que he leído sobre lo poco lúcido que me vuelvo de pronto.

“Jorge Baradit se para frente al micrófono presidiendo una misa negra, aunque se trate del re-lanzamiento de su opera prima. Y creo que en un par de ocasiones recordó ése concierto en Arena Santiago, porque ponía la pierna delante de su cuerpo, sosteniéndolo, mientras leía pasajes de un libro que le tapaba el rostro, como Reznor. Petulante e histérico parece así sin más. Un niño asustado que no puede dar cuenta de los horrores que ha creado, pero que lo intenta, y en ese intento vuelve a levantar nuevos panteones negros, otras formas de la maldad, e inquietudes perfeccionadas.

Cuando comencé a leer Ygdrasil puse The Downward Spiral en el iPod y ya casi sentía como mi existencia material se diluía entre los sintetizadores de NIN para renacer a otro tipo de vida, a una modulación alterna de la realidad, a su mismo borde donde se acunan los miedos primigenios y las Ideas platónicas, los monstruos bajo la cama, las vergüenzas y perversiones de la humanidad entera.

«Ygdrasil es un tumor», dice una y otra vez Baradit. Si así es, entonces Synco es el fantasma en la máquina, un oximoron reiterativo y un acrónimo recursivo; y Kalfukura es el sueño en latencia de la comunidad de hechiceros americanos en viaje de psilocibina.

Para la presentación de la edición limitada de esta novela (300 ejemplares con tapa negra, los primeros 30 foliados y con una parte del manuscrito en papel roneo), Baradit insiste en que no es escritor, de aquellos dizque profesionales. “A Picasso no se le puede exigir una línea recta” afirma certeramente, obviando las distancias de su metáfora. Pero a pesar de ello, su relato se mueve de manera veloz, y cuando se detiene es precisamente porque Baradit no hace bien las líneas rectas, y supongo, ni siquiera las pretende hacer: en Ygdrasil, Synco y la reciente Kalfukura se nota la artificialidad del diálogo —un registro ‘convencionalmente’ problemático— que frecuentemente hace salirse al lector de la vorágine de al narración, y preguntarse simplemente por qué habría dicho uno justo antes de ver drenada su psiqué por un tubo de cobre que se hunde en la columna luego de ser decapitados virtualmente. Y la mayor parte de las veces uno se callaría, porque la trama de sucesos que se tejen en sus novelas apuntan a experiencias que sólo con gran caridad podrían ser tildadas de humanas, o siquiera imaginables.”

Texto completo acá

imagen ©Chad Michael Ward

La memoria del territorio

La memoria de un pueblo es escoria que se adhiere a las esquinas de sus objetos, estática y ruidos de radios mal sintonizadas, voces grabadas y un manojo de fotografías amarradas con un elástico. La realidad se fabrica con memoria. La Historia que se enseña es un recuerdo armado de puntos de vista masticados en un escritorio. El historiador arma la memoria como se resuelve un crimen frente a un cadáver, como un paleontólogo ordena el esqueleto de un animal que nunca verá. Yo también quiero jugar a armar este cadáver como quien consulta las entrañas de una paloma, reordenar sus huesos y ver, como quien tira cartas de tarot, qué resulta de ello y qué me dice del futuro.

Quiero armar historia con el magma que tengo hirviendo en el estómago de mi territorio. Quiero exorcizar la imaginería encerrada en los museos y aventurarme soltando invunches y traukos a rienda suelta sobre Santiago de Chile. Qué es la realidad sino la acumulación de memoria inexacta, deteriorada, a medio borrar y filtrada por aparatos mal construidos, grabada con cámaras borrosas y cintas inflamables. Una acumulación de detritus, un simulacro, un puñado de fotografías amarradas con un elástico. Una tabla en medio del océano.

Si los chilenos despedazaramos nuestros mitos, nos los comiéramos y liberáramos la presión de nuestros demonios y pesadillas, habrían menos erupciones volcánicas y terremotos, estoy seguro.

Quise sacarle la espoleta al continente americano.

KALFUKURA no es una idea que tuve, es el residuo metabólico acumulado en los bordes de mi formación cultural desde que tengo memoria. El sincretismo entre forma indígena e imaginería europea copulan desde hace 500 años en la mente de cada chileno. A veces la acumulación se vuelve patológica y es necesario tomar medidas. Escribir una novela es una manera.

KALFUKURA es una alucinación.

La conquista de América fue efectivamente mágica, no hay secreto. Cortés llegó a México exactamente en el año en que los sacerdotes aztecas habían predicho que volvería Quetzalcóatl desde el oriente, el dios benéfico blanco y barbado. El caso de impostura sagrada y sabotaje desde el interior de la mente del imperio mexica más alucinante de la historia. Para mi mente eso no pudo ocurrir de casualidad, quiero creer que hubo un plan detrás, y que magos y cabalistas venían escondidos en las bodegas de las carabelas dispuestos a enfrentarse a chamanes y machis de la América Roja, conscientes de la fecha. Que el vendaval de hierro y pólvora que inundó el continente avanzaba, bajaba por la cordillera de Los Andes apagando los chakras de esa columna vertebral nevada conforme a ese plan.

Quiero creer que recuerdo la historia como se me arma cuando deliro y creo ver entre la niebla el desgarro de la tierra desde el fondo de mi estómago.

Desde siempre hemos buscado parecernos al hermano mayor. Las colonias fronterizas viven en la nostalgia del centro del imperio. Levantándose construcciones y refugios que los protejan de las inclemencias de la frontera, del horror al aborigen, cuando los aborígenes son ellos mismos. Hay que encararlo y la verdad va a salir sola, mientras tanto, querer parecer new yorker no es solo patológico, sino también patético.

KALFUKURA, es el viaje de un niño recorriendo Chile como quien recorre un camino iniciático para acceder a la Terra Incógnita, la Antártica, el lugar donde cayó la piedra azul, la diadema en la frente de lucifer cuando cayó a la Tierra. Lucifer es Lux Phoros, “el que trae la luz”, el lucero, Venus, la Wunyelfe Kushe, la estrella en la bandera mapuche y la estrella solitaria en nuestra bandera. La pachamama es la Virgen del Carmen, a ella se la conoce como “la estrella de la mañana”.

Chile como República mágica. Desde el fin del mundo.

KALFUKURA es mitoaventura?

Pero también es la construcción de un mapa metafísico en clave literaria de un Chile esotérico aún no definido, una novela del sincretismo sicótico extirpado desde la inconsciencia de un canalizador, en este caso el autor, particular. Es un ejercicio de mediumnicidad con el alma del territorio. Desatar sus mitos y demonios.

La memoria de la tierra gritando incoherencias desde el centro de la piedra azul.

Marrichiweu!

Los benditos comments

Acá es donde uno respira aliviado. Cuando empiezan a llegar los comentarios de lectores anónimos y no tan anónimos que te dicen en la cara lo que les pareció tu trabajo. No escribo para agradar, trato de arriesgarme siempre, pero los tomates igual duelen. Así que estos mensajes me dejan feliz. Quería compartirlos con ustedes:

“KALFUKURA es el mejor libro de la FILSA’09″

Diana Massis, Hora25, TVN

“¿Qué sucede cuando te lees un libro en dos, tres días y la sensación que te deja es que lo quieres leer otra vez?
Kalfukura reúne las condiciones necesarias para ser considerado de esa forma: entretenido, estimulante, que te agarra y que quieres volver a leer. Y no menos importante, recomendable para seres humanos de 10 a 90 años. En palabras simples, EPIC WIN.”
lobocinépata

“Del libro sólo cabe decir que es excelente. Muy entretenido. Se lee rápido, con giros argumentales creíbles.  Los personajes están bien construidos y la historia es alucinante, tal como ya nos tiene acostumbrados Baradit.”
pendergast81

“No se confundan ni titubeen ante la etiqueta de “juveníl”, en varios aspectos Kalfukura es la novela que posee más realismo y significado cultural que ha escrito Jorge Baradit.”
Mike Wilson

“Posteo un vez leído Kalfukura e incorporado al grupo solo para decir…EXCELENTE!!! y con justicia, de lo mejor que he leído este año…sino el más!”
Pancho Retamal

“Una sincera búsqueda por difundir el uso de la mitología chilena, y redescubrirla, como una fuente de inspiración para crear una nueva literatura fantástica.”
Francisco Contreras

“Baradit mezcla todo lo que puede para mostrarnos la riqueza de personajes y las fuentes de inspiración que tenemos para desarrollar nuestras propias aventuras y reflejar, para los que les gusta escribir, sus sueños.”
Fegna

“No se cómo lo haces…hoy almorcé el final de #Kalfukura. Nada que decir… INCREÍBLE. felicidades sr. Baradit.”
Carlos Andueza


Next Page →